miércoles, 21 de septiembre de 2016

Volar de nuevo...



Septiembre… un mes tan movido energéticamente… con tantos ciclos que se cierran para abrir otros nuevos… con tantos aprendizajes que dan opción de abrir puertas a nuevas y mejores posibilidades… a una nueva y mejor vida… y qué mejor forma de hacerlo que agradeciendo lo vivido para sanar… por eso… gracias…




Sé que probablemente la persona a la que va dirigido este mensaje no lo leerá… pero igualmente sé que la energía que de él se desprende le llegará… así que ahí va:

Gracias por hacerme sentir tan desvalorada, porque con ello he aprendido que nadie me valorará nunca mejor que yo…

Gracias por haberme hecho sentir tan sola en tantos momentos, porque con ello he aprendido a no volver a olvidarme de mí…

Gracias por no creer en mí, porque he aprendido que para creer hay que estar preparad@, y yo por fin lo estoy…

Gracias por hacerme vivir en medio de una ansiedad insufrible, porque con ello he aprendido a valorar la importancia de la salud por encima de muchas cosas…

Gracias por haberme acompañado a vivir en un mundo de apariencias, porque ahora sé que lo verdaderamente importante no está a la vista de cualquiera…

Gracias por haber soltado mi mano en el camino, porque eso me ha ayudado a darle la mano a aquello que realmente me tenía que acompañar…

Gracias por haber estado también en momentos felices, porque he aprendido que hasta quien parece ser de piedra necesita una sonrisa…

Gracias por haberme mostrado la infelicidad, porque ahora puedo valorar realmente la felicidad que tanto añoraba…

Sólo puedo decirte que no estamos en el mismo momento del camino, pero yo una vez estuve en el lugar que ahora ocupas tú, y fíjate hasta donde he llegado… tú también puedes si te lo permites… sólo me queda desearte suerte en los pasos que eliges en tu viaje… el mío ya no va por tierra… así que gracias por haber amarrado mis alas para recordarme que estaban ahí, y que no era lo suficientemente conciente de ellas… ahora sólo con sentirlas recuerdo cómo era aquello de volar… y ahora que tomo conciencia recuerdo cómo volar de nuevo…
  
--- Almudena ---

miércoles, 10 de agosto de 2016

Lleno de Luz te espero...

Hace unos meses que escribí esto... buscando una súplica a mis plegarias... ahora sólo puedo deciros que los sueños se cumplen... por ello... si aceptáis un consejo: no dejéis de soñar... :) 


Lleno de Luz te espero… te llamo… querida alma afín… ya despierto, ya en el camino desde hace tiempo… ya sabiendo caminar… para que llegue mi respiro… mi refuerzo… mi tranquilidad… mi compañía… mi compañero… Aquel que no sólo entiende lo que ocurre y lo que no ocurre… sino que además comprende… que valora aquello a lo que otros no dieron valor… que limpie mi corazón de tristezas y melancolías y me acompañe a ser libre… libre de dolores incautos causados por esta irremediable misión de ayudar que no sabe en qué momento ha llegado el final de su ayuda y sigue afanándose con el alma para que el resto esté bien… a veces olvidando que la misión es ofrecer la ayuda… que el otro la acepte es otra cosa… que no me concierne… no debe dolerme… pero aún así duele… entristece… ver cómo las personas tienen en su mano la opción de estar bien y eligen mirar atrás para que la Luz no les deslumbre…

No entiendo… no entiendo esa elección… tengo que admitir que me corrompe por dentro… ¿por qué entonces ofrecer algo que no quieren/saben/pueden valorar? ¿Por qué esa perdida de tiempo? ¿por qué no dar la opción a quien sí está preparado para ello, a quien sí la va a valorar, a quien sí va a saber qué hacer con esa mano que se le tiende en lugar de morderla?

Tantas dudas… provocan dolor… intento bucear en el desapego… disfrutar de él… sentirme libre y liberada en su interior… pero siguen las dudas… ¿Por qué?... ¿Para qué?..

Y aquí estoy de nuevo, parada, tomando un alto en el camino… intentando tomar un respiro allí donde el aire no llega… el aire no llega… explotan las lágrimas y sigo aquí… parada… en medio de una bruma en la que no veo el camino… por eso ruego tu ayuda creador de la Luz… envíame un ángel salvador, que tome mi mano y me desate las alas… que libere las ataduras… quizá podría hacerlo sola… pero necesito esa ayuda… esa ayuda de Luz que seque mis lágrimas y me diga lo has hecho muy bien, tranquila… no esperábamos menos de ti… tampoco más… no te culpes… Un abrazo de esos que rompen anclajes dolorosos de los que ni siquiera soy conciente… un alma elevada que aparte esta bruma de mis ojos y me diga: -mira hacia abajo… el camino sigue ahí…-  y me tienda la mano para ayudarme a caminar mientras recobro las fuerzas de nuevo…

Lleno de Luz te espero… te llamo… querida alma afín… ya despierto, ya en el camino desde hace tiempo… ya sabiendo caminar… para que llegue mi respiro… mi refuerzo… mi tranquilidad… mi compañía… mi compañero…

Termino de escribir esto y llega un suspiro que llena de aire mis pulmones… ¿Será que algo se ha liberado? ¿Será que algo ya ha salido? ¿Será ese aire que necesitaba? ¿Será que has escuchado mi plegaria? Será… ¿Qué será?..

Almu